lunes, 24 de septiembre de 2018

Todo sobre la masturbación masculina


Por suerte para los hombres con respecto a la masturbación y la sexualidad en general no tienen tantos problemas de prejuicios como las mujeres.

De hecho, que un hombre se masturbe en la adolescencia es totalmente normal y cuantas más relaciones sexuales tiene, más triunfador se le ve.

Aun así, todavía algunas mujeres tienen cierto rechazo al saber que su pareja se masturba, ya que piensan que la masturbación es causa de una insatisfacción sexual, nada más lejos de la realidad.

Algunas verdades y mentiras sobre los hombres


Es cierto que los hombres suelen ser más abiertos a la sexualidad y la masturbación que las mujeres (aunque por suerte la diferencia cada vez es menor).

Esto es en parte debido a que descubren su sexualidad antes que ellas, ya que les es más fácil estimularse, porque su órgano sexual salta a la vista.

Con los hombres también hay ciertos prejuicios que son necesarios eliminar. Uno de ellos es la creencia de que absolutamente todos se masturban y no es cierto. Hay algunos hombres que deciden no realizarlo por varios motivos, uno de ellos por vergüenza.

Tampoco es cierto que hagan grupos para ver quién es el que más rápido se corre, esta práctica es seguida por algunos hombres, que no suponen ni siquiera la mayoría.

Lo que sí es cierto, es que se suelen excitar más rápido que las mujeres, ya que biológicamente están diseñados para “esparcir su semilla” y su necesidad de masturbación es mayor.

Como se masturba un hombre


Normalmente para un hombre es más sencillo que para una mujer y el uso de juguetes sexuales no suele ser necesario.

La forma de hacerlo manualmente es coger el pene con una mano y moverla rítmicamente arriba y abajo, variando la velocidad según la excitación que sientes. La presión también dependerá de esta excitación.

La zona a presionar para sentir más placer cambia en cada persona, unos prefieren tocar el glande con los dedos, otros hacer más presión en el frenillo; lo mejor es que vayas explorando tú mismo que te produce más placer.

Si te atreves también puedes introducir un dedo en el ano (que es donde se localiza el punto G masculino) y maximizar tu orgasmo.

Sobra decir que pese a lo que se tiene por esta práctica, el gustarte que te estimulen en la zona, no te convierte en homosexual.

Para aquellos que se masturben un consejo, para poder lograr que tu pareja llegue al orgasmo contigo, intenta siempre retardar el orgasmo mientras te masturbas, así cuando mantengas relaciones con tu pareja, lograrás tardar más en correrte y evitarás la eyaculación precoz.