jueves, 15 de noviembre de 2018

Las Grasas Trans, un ingrediente mortal en los alimentos


La clave para el entendimiento de este tema; que permita llevar un nivel de vida óptimo y saludable radica en aprender a identificar los principales tipos de grasa que existen y en qué tipo de alimentos se encuentran.

La mayoría de las personas adultas tienen una especie de trauma; respecto al contenido de grasas en los alimentos, sobre todo después de cierta edad cuando aparecen algunos síntomas; como consecuencia de haber llevado una vida algo descontrolada o un estilo de vida poco saludable en lo que a calidad de los alimentos se refiere.

Llegó el momento de prestar atención y tomar algunos correctivos para evitar más complicaciones; que pueden conducir a una grave enfermedad de costosas o fatales consecuencias. Lo ideal es aplicar estas sugerencias desde muy temprano; en la dieta de los niños de manera que formen el hábito para adquirir una salud lo más natural y sana posible.

Cuales son las grasas más dañinas?


Las grasas más dañinas son las trans; por que afectan severamente al corazón y las arterias, estas se obtienen a través de un proceso tecnológico; por el cual se añade hidrógeno a aceites vegetales como el de girasol o soya; para hacerlos más estables y consistentes y obtener un producto final como la margarina.

Las grasas trans son más nocivas que las grasas saturadas que son de origen animal y se encuentran en alimentos como la leche, huevos y carnes; por que las trans además de elevar el colesterol malo (LDL) hacen disminuir el colesterol bueno (HDL) lo cual incide directamente en un aumento de las enfermedades del corazón y las arterias.

¿Y por qué se siguen utilizando estas grasas trans si son tan malas para el organismo? Simplemente porque son un gran aliado de la industria alimentaria; permitiendo que muchos productos como los snacks, palomitas de maíz, galletas, pizzas, empanadas, panes, dulces etc. tengan una vida útil más prolongada y además mejoran y potencian su sabor y textura, resisten más a la oxidación y lo mejor: abaratan los costos de producción.

Pero, ¿las personas se preguntarán y cuanto de estas grasas trans se pueden comer al día? porque la verdad es que están en tantos productos de consumo diario, que prácticamente es imposible no comerlas.

Es necesario ingerir grasas?


La ingesta de grasas es necesaria para nuestro organismo, pero el consumo de todos los tipos de grasa no debe exceder de 30% – 35% del total de calorías de la dieta diaria, o sea si volvemos al tope de las 2,500 calorías; entonces equivale a 75- 88 grs. de grasa total por día.

Lo cierto es que no es nada fácil el control o el cálculo de cuantos gramos de grasa se va comiendo una persona durante el día; lo mejor es ser conscientes de que no se debe abusar de ella y balancear con frutas y vegetales toda la alimentación en general.

Un buen consejo sería: evitar las grasas trans al máximo y si alguna de las comidas ya sea el desayuno, el almuerzo o la cena tiene un alto contenido de grasas saturadas u otras; compensar este “pecado” consumiendo el resto del día mas alimentos de origen vegetal y frutas.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Receta natural para la limpieza del hígado en 6 pasos


Con esta receta podrás limpiar en 6 pasos tu hígado de toxinas y cálculos o piedras que se alojan. Muchas de las enfermedades que tenemos están directa o indirectamente relacionadas al funcionamiento de tu hígado. En el hígado se realiza el proceso de depuración, síntesis y almacenamiento.

Es uno de los órganos más importantes del cuerpo y por tanto requiere de mucho cuidado, no sólo hablamos de alimentación, sino de limpieza para eliminar esas toxinas que se alojan en él. Los cálculos biliares que se alojan en el hígado son uno de los mayores responsables del malestar en el cuerpo e incluso se encuentra en la cobertura de los seguros de retiro.

Existe mucho desconocimiento de cómo hacer una limpieza de hígado que permita expulsar los sedimentos que se alojan y que la mayoría tenemos, pero con esta receta puedes lograrlo de una manera muy sencilla en 6 pasos.

Receta de Limpieza Hepática

Ingredientes


  • Agua
  • 3/4 de taza de jugo toronja o pomelo
  • 3/4 de taza de aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas soperas de sal de Inglaterra (sal epsom).

Indicaciones


  1. Llenar en un recipiente tres medidas de 3/4 de taza de agua. Agregar 2 cucharadas soperas de sal de Inglaterra (epsom). Mezclar vigorosamente.
  2. Separar el resultado en 3 partes iguales.
  3. Aparte, mezcla el aceite de oliva con el jugo de toronja.
  4. Empezar la limpieza 2 horas después del mediodía. Se toma la primera parte del agua con sal epsom y a las 2 horas, la segunda parte.
  5. La mezcla de aceite de oliva con el jugo de toronja te la debes tomar antes de dormir.
  6. A primera hora de la mañana siguiente debes tomar la última parte restante del agua con sal epsom.


Nota importante

Hay personas que realizan deposiciones suaves después de tomar la segunda parte de agua con sal epsom. Hay otras que hasta después de la mezcla del aceite de oliva y el jugo de toronja, eso varía según el organismo de cada uno. No te asustes si salen sedimentos sólidos durante las deposiciones.

Recomendaciones finales

Preferiblemente haz esta limpieza un fin de semana o en vacaciones. Si sientes hambre durante el transcurso del día que tomaste la última parte de la mezcla puedes beber jugo de manzana y una vez pasadas 3 o 4 horas puedes retomar el consumo de alimento sólido, empezando con verduras suaves.