miércoles, 30 de enero de 2019

Miedo a la intimidad


Las personas que tienen miedo a la intimidad suelen escoger a personas como pareja que se encuentran lejos, lo que evita verlos a diario, un contacto real en distintos aspectos de la vida.

Cuando hablo de relaciones a distancia, no me refiero a esas personas que de repente han encontrado al amor de su vida en otra ciudad o país, sino a aquellas personas que tienen por sistema tener relaciones a distancia.

El miedo a la intimidad consiste en un “no dejarse ver”, no darse a conocer realmente, mantenerte en la distancia y poner una barrera en algún aspecto de tu vida. Puede que el sexo sea maravilloso, pero no puedes hablar de sentimientos, o viceversa.
Sus experiencias familiares no han sido las adecuadas, pueden haber pertenecido a familias en las que los límites se violaban constantemente, por lo que su única defensa era poner una barrera.

Muchas personas no han tenido una verdadera conexión a todos los niveles (físico y emocional) con otra persona y el hecho de enfrentarse a algo nuevo o desconocido, aunque pueda parecer maravilloso, genera ansiedad y ganas de huir.

Cómo dejar de tener miedo en la intimidad


Cuando tienes una relación de verdadera intimidad las barreras personales, las actuales y las de la infancia, han de caer frente a la otra persona. Te conviertes en alguien vulnerable para tu pareja, conoce todo de ti, lo que te dolió y lo que aún te duele, lo que te hace feliz, tus ilusiones y añoranzas. Esa vulnerabilidad y dependencia puede asustar.

Tú mismo te enfrentas a ti mismo, a la profundidad de tu ser y de tu historia. Hay muchas personas que deciden no pasar por esta situación y mantener constantemente relaciones superficiales.

Una relación de intimidad puede verse como una amenaza en lugar de un verdadero apoyo y un nivel más alto en una relación.
Es como la frase que dice “las parejas van y vienen, los amigos se van” Puedes tener una relación de intimidad con un amigo en quien confías todo, y sin embargo en una relación sentimental la intimidad es inexistente.

Realmente, el miedo a la intimidad puede ser un problema importante en cualquier relación. Uno debe saber qué es lo que quiere y ver con claridad a la persona que tiene como pareja, sus debilidades y sus fortalezas.

Amar con los ojos cerrados no es verdaderamente amar, porque sólo amas a lo que esperas que sea y no a quien es.

La mejor solución es la comunicación, hablarlas para que ninguna de las dos partes se cree falsas expectativas o para que juntos encuentren un camino conjunto.

Aprender a poner unos límites saludables es algo necesario, porque cuando tienes miedo a la intimidad y la otra persona no viola esos límites, la confianza en ella incrementa y un acercamiento más íntimo es posible.

martes, 29 de enero de 2019

La dieta más popular, la dieta hCG


La dieta hCG consiste en la utilización de una hormona natural (hormona coriónica de gonadotropina) que se consume por absorción poniéndose 4 gotas ó 0.22 mililitros (cc) bajo la lengua dos veces por día.

Esta hormona se extrae de la orina de mujeres en estado de preñez y se convierte en un polvo de hCG de color blanquecino, si así como lo escucho esta hormona mágica que actualmente es catalogada como la dieta más popular por su alto grado de efectividad, se obtiene del teléfono de Farmacias del Ahorro.

Esta hormona si se utiliza con la idea de perder peso, elimina el exceso de grasa en el abdomen y la grasa corporal acumulada alrededor de nuestro cuerpo, esta hormona natural produce un efecto poderoso en la reducción del peso corporal y en la quema de la grasa acumulada que nos atribula, convirtiéndose en la la dieta de moda favorita.

Antes de empezar a tomar esta hormona es indispensable conocer el índice de grasa corporal, ya que la gordura acumulada y el peso excesivo es contraproducente con nuestra salud y genera un deterioro en la calidad de vida y la duración de la misma. Ya que es muy importante tener un sistema de control para determinar cuánto me está ayudando la hormona es que aconsejamos que se hagan mediciones cada semana de nuestro índice de grasa corporal. Se que cuando lo hagan se emocionaran tanto, que continuaran esta famosa dieta muy motivados.

El Dr. A.T.W. Simeons descubrió que cantidades pequeñas de esta hormona cuando se suministraban una vez diariamente y durante un corto período de tiempo (23 a 46 días), junto a la combinación de una dieta de muy bajas calorías equivalente a 500 por día, se producía una pérdida de peso equivalente a 1 libra (0.45 Kg.) promedio por día.

Adicionalmente, las personas que seguían este tipo de dieta como protocolo para perder peso, sentían sus necesidades alimenticias satisfechas con esta dieta y sin pasar con sufrimiento de hambre.

Cómo resolver el problema de obesidad


Esto ofrecía obviamente, un descubrimiento interesante para resolver el problema de la obesidad que se había incrementado por los avances de la urbanización, el trabajo acelerado del ser humano y la necesidad de alimentarse con las comidas rápidas en los establecimientos comerciales por todos conocidos.

Lo que hacía esto más interesante es, que se notaba claramente y existen testimonios de resultados convincentes de “un cambio muy observable en los contornos físicos” de los pacientes obesos.

Esto es, tanto a hombres como a mujeres, se los quemaba grasa mientras utilizaban la dieta de bajas calorías en conjunto con las dosis (125 a 250 I.U) de hormona hCG.El hambre satisfecha con la dieta de 500 calorías se debía a que, la hormona hCG producía una aceleramiento metabólico estimulando a el cuerpo a liberar calorías adicionales (hasta 3,500) de las que el cuerpo almacenaba en registros de grasa no muy fáciles de eliminar mediante otras opciones.

Este aceleramiento metabólico estaba relacionado con la glándula hipotálamo que poseemos dentro de nuestra cavidad craneal.
El hipotálamo establecía un punto de re-asentamiento perfecto, acelerando nuestro metabolismo e incrementando la capacidad corporal de quemar grasa acumulada sin perder masa muscular.El hCG por lo tanto, rompe las estructuras celulares de grasa acumulada y trae consigo pérdida de peso.

Simultáneamente, protege la grasa endógena y los músculos sin que uno se sienta agotado y al mismo tiempo sin afectarse la salud.
También – y esto fué lo sensacional del descubrimiento – la grasa que se eliminaba no producía tejidos colgantes alrededor de los pacientes, como ocurre con casi todos los tipos de dietas populares.

Finalmente, las personas podían continuar su actividad diaria de trabajo sin sentirse débiles ni agotadas por el tratamiento de 500 bajas calorías.

Este descubrimiento abrió las puertas a una descomunal industria que todavía está en su juventud y pleno desarrollo.
Ya existen muchas diferentes opciones desde las típicas inyecciones subcutáneas, a tomas homeopáticas y hasta con goteros sublinguales.

Mes de nacimiento y riesgo de suicidio


En un artículo publicado en la revista British Journal of Psychiatry en abril de 2006, dos investigadores de la Liverpool University y del University College de Londres, se proponen examinar la asociación entre el suicidio y el mes de nacimiento, utilizando los datos de suicidios ocurridos durante un periodo de 22 años en Inglaterra y Gales, ya que estudios previos sobre esta asociación habían deparado datos contradictorios.

Los autores analizan todos los casos de suicidios comunicados entre 1979 y 2001 en Inglaterra y Gales por personas nacidas entre 1955 y 1966. Un total de 26.915 suicidios ocurridos entre 1979 y 2001 por personas nacidas entre 1955 y 1966 fueron seleccionadas para el análisis. De estas, 21.103 (78,4%) fueron hombres y 5.812 (21,6%) fueron mujeres.

Los resultados han sido los siguientes: entre las personas que cometen suicidio, el porcentaje de aquellas nacidas en los meses de abril, mayo y junio es bastante superior al de las nacidas en los otros meses del año.

Promedio de edad de personas suicidas


En cifras globales, los autores encuentran un incremento del 17% en el riesgo de suicidio para las personas nacidas en estos tres meses (primavera y comienzo del verano) comparado con los nacidos en otoño y comienzo del invierno. Este riesgo es aún más elevado en las mujeres (29%) que en los hombres (3,7%).

La edad media del suicida fue de 30,2 años, sin diferencias significativas en la distribución de la edad por sexo. Las conclusiones de los autores son que el factor "mes de nacimiento" o "factor de la estacionalidad", en el suicidio debe ser interpretado en el contexto de los que se denomina "hipótesis del origen fetal".

Esta hipótesis sugiere que la exposición del feto a un ambiente adverso dentro del útero condiciona una programación permanente de las funciones de sus tejidos orgánicos y el consiguiente riesgo de enfermedades. Un sistema implicado (según esta hipótesis) en la programación alterada del feto dentro del útero es el eje hipolálamo-hipófisis-suprarrenal.

Si se admite esta hipótesis del origen fetal, es plausible sugerir que el factor "mes de nacimiento" en el suicidio pueda reflejar anormalidades en la migración de células nerviosas o en el proceso de diferenciación que condicionen una vulnerabilidad constitucional del individuo e influyen en su predisposición afectiva.

El "mes de nacimiento" sería un factor de riesgo más en la compleja etiología del suicidio.

lunes, 28 de enero de 2019

La depresión y la tercera edad


La depresión es una enfermedad como cualquier otra que ataca sin hacer distingos de edad, sexo o nivel social. Esta enfermedad puede tener muchas causas que van desde un desorden orgánico hasta problemas emocionales. En ambos casos se puede hacer mucho, pues hay diversos tratamientos que atacan esta afección.

La tercera edad es uno de los grupos de población más expuestos a la depresión, y aunque tal vez nosotros no pertenezcamos a este grupo tenemos familiares que la pueden estar sufriendo sin que nosotros hayamos reparado en ello.

Aquellas personas que son mayores de sesenta años tienen cuatro veces más posibilidades de sufrir depresión. Esto se debe a que por lo general este grupo se siente más cercano a la muerte, ya no se siente útil ni en la familia ni en la sociedad, y muchas veces sus allegados y el sistema en sí los hacen a un lado.

La depresión, según información de San Pablo, al igual que cualquier enfermedad tiene sus síntomas que podemos detectar en nuestros seres queridos o incluso en nosotros mismos. Si se presenta mucho insomnio o fatiga, ansiedad, dolores sin causa física comprobada, llanto sin razón aparente, dependencia del alcohol o de drogas, dejar de salir de la casa, es probable que exista depresión en algún nivel. También puede haber cambios de temperamento, y en los hábitos alimenticios.

Tristeza en adultos mayores


Generalmente, el adulto mayor que sufre depresión expresará mucha tristeza, y parecerá que se ha echado a morir, aunque no lo diga directamente, pues es posible que sienta que su condición a nadie le va a importar, y que no hará ninguna diferencia que lo diga.

También puede ser que calle porque no conoce su condición y adjudique todos sus síntomas al hecho de que está viejo.

La gente con depresión y en especial los de la tercera edad dirán frases como “¿a quién le interesa?”, y “¿yo para qué voy a hacer eso?” o incluso podría llegar a decir “yo estaría mejor muerto”.

Lo más difícil en estos casos, es lograr que ellos estén de acuerdo en recibir la atención y el tratamiento adecuados, pues no ven sentido en tratar de mejorar su condición de vida, ya que la vida en sí ya no les interesa, y entonces se vuelve un círculo vicioso.
El sentimiento de culpa invade a estas personas, y por eso es probable que tampoco digan nada ya que pensarán que su circunstancia actual es totalmente su responsabilidad y no querrán molestar a nadie.

Si este caso es el tuyo o de alguien que conoces, hay varias acciones que deben tomarse. Lo primero es hablar del asunto y buscar ayuda profesional. Se debe hacer una reunión familiar, pues el apoyo es fundamental. Aquél que esté tratando el caso debe darle el tiempo necesario y además debe producir mucha seguridad.

No hay que darse por vencido. Aunque no haya una motivación hay que hacer un esfuerzo, pues, aunque no parezca la vida de todos es fundamental, sin importar tu edad o tus actividades. También es importante que se busque una actividad para entretenerse y estar ocupado.

El sedentarismo muchas veces provoca depresión por lo que resulta muy importante ponerse a hacer ejercicios, se puede salir a caminar, ir a nadar o cualquier tipo de actividad física que el médico recomiende según las condiciones de salud que se tengan.

Por último, es importante seguir el tratamiento a cabalidad y no abandonarse a la tristeza y a la amargura. Estas actitudes pueden volverse un vicio al que nos acostumbramos y luego ya es demasiado tarde. Podríamos no querer volver a estar alegres y buscar una salida radical que no tenga remedio. No hay que olvidar que, aunque estemos solos, todos los seres humanos somos invaluables y debemos apreciarnos a nosotros mismos.

martes, 22 de enero de 2019

Circunferencia de la cintura y resistencia a la insulina


En un breve artículo publicado online en el British Medical Journal en abril de 2005, investigadores del Karolinska Institutet de Estocolmo, Suecia, llegan a la conclusión de que la medición de la circunferencia de la cintura (realizada entre la última costilla y la cresta ilíaca) es un método simple para excluir que un individuo presente una resistencia a la insulina y para identificar a aquellos en los que es más elevado el riesgo consiguiente a este trastorno metabólico.

¿Qué es la Insulina?


La insulina es una hormona producida por el páncreas que ayuda a que el cuerpo utilice la glucosa que circula por la sangre: para ello la insulina se introduce en unos receptores que asientan en la superficie externa de la membrana que recubre las células, "como una llave en una cerradura".

Tan pronto como la insulina abre la puerta de la célula, la glucosa que circula por la sangre penetra en su interior; una vez dentro de la célula, la glucosa es utilizada como fuente de energía, o bien almacenada en forma de glucógeno en la células del hígado y de los músculos. Se dice que existe una resistencia a la insulina cuando la cantidad normal de insulina producida por el páncreas no es suficiente para "abrir las puertas" de las células a la entrada de la glucosa.

En estas adversas circunstancias, para mantener un nivel normal de glucosa circulante por la sangre (glucemia) el páncreas produce más insulina. Aproximadamente en un tercio de los individuos con resistencia a la insulina -lo que ocurre cuando las células del organismo no se "abren" para la entrada de la glucosa- incluso con niveles más elevados de insulina, la elevada glucemia se corresponde con una diabetes tipo 2.

La obesidad y la inactividad física


La obesidad y la inactividad física agravan las consecuencias de la resistencia a la insulina. También los individuos con resistencia a la insulina presentan un desequilibrio de los lípidos (grasas) que circulan por la sangre: un aumento de los triglicéridos y un descenso de los niveles en sangre del colesterol HDL o "bueno", un desequilibrio que incrementa el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular.

Todos estos hechos refuerzan el interés que tanto para la salud individual como para la pública representa el hecho de extender la conciencia acerca de la importancia de vigilar la existencia o no de una resistencia a la insulina.

Los autores del artículo han analizado una muestra de 2.746 individuos voluntarios sanos (786 eran hombres): Las edades estaban comprendidas entre 18 y 72 años, el índice de la masa corporal entre 18 y 60 y la circunferencia de la cintura entre 65 y 150 centímetros.

Se utilizaron para el análisis los datos de las determinaciones en sangre de glucosa, insulina y lípidos. Como resultado de los análisis estadísticos apropiados, los autores llegan a la conclusión de que una circunferencia de la cintura inferior a 100 cm excluye la existencia de una resistencia a la insulina en ambos sexos.

La medida de la circunferencia de la cintura se comporta como un potente e independiente factor de riesgo para la resistencia a la insulina, hasta el punto de que, en opinión de los autores, puede reemplazar al índice la masa corporal, y a otras medidas, como factor para predecir (predictor) la resistencia a la insulina.

lunes, 21 de enero de 2019

Alimentación Natural

Información extraída de www.doctorsalud.com.mx

Todo el mundo ha oído hablar de las ventajas de tener una buena alimentación y de cómo está puede ayudarnos a sentirnos más energéticos y saludables, pero no muchas personas entienden el concepto de una alimentación natural. Por esta razón, hemos decidido escribir este artículo para darte a conocer más información acerca de este tipo de alimentación y sus beneficios.

¿Qué entendemos por alimentación natural?

Entendemos por alimentación natural a aquellos alimentos o productos elaborados con alimentos que nos proporciona la naturaleza y proceden de cultivos ecológicos o limpios y cuyo proceso de maduración y fertilización no se haya visto alterado con procesos químicos y donde no se hayan utilizado insecticidas, pesticidas o plaguicidas químicos.

Son aquellos alimentos o productos elaborados que sólo se han servido de lo que nos da la naturaleza para criarlos y confeccionarlos para así poder disfrutar de todos sus beneficios naturales sin que estos beneficios se vean alterados o neutralizados por lo perjudicial de algún proceso químico.

¿A quiénes van dirigidos estos productos?

A todo el mundo, sin ninguna excepción. Hay una gran variedad de alimentos naturales que no están exclusivamente pensados para una dieta especial. Antaño se pensaba que los alimentos en las ecotiendas y herbolarios iban exclusivamente dirigidos a personas con problemas de salud como diabetes, problemas digestivos, etc., pero con el tiempo esa creencia se ha ido dejando de lado y ahora somos muchos los que nos alimentamos de una manera más natural sin por ello sacrificar el sabor ni la nutrición.

Toda aquella persona que disfrute cuidándose y comiendo sano y equilibradamente encontrará en la alimentación natural la tranquilidad de que lo que se mete en la boca no ha sido de ningún modo alterado o manipulado en detrimento de la calidad natural del alimento.

¿Qué tipos de productos podemos encontrar?

En la actualidad hay una gran gama de productos naturales y biológicos. Desde leches vegetales (de avena, soja o arroz con sus diferentes variedades) hasta fideos de espelta o diversos cómodos caldos ya preparados pasando por snacks saludables, hamburguesas y salchichas vegetales o deliciosos postres. Hay muchas casas de productos por lo que la variedad es absolutamente exquisita.

¿Hay una gran diferencia en el precio si los comparamos con los alimentos del supermercado?

Aquí entra en juego la eterna relación de la oferta y la demanda. A veces tiene el mismo coste de fabricación una partida de 1.000 paquetes que una de 100.000, por lo que los que fabrican 100.000 pueden ofrecer cada uno de sus productos a un precio más competitivo.

Si hubiera más demanda de productos naturales, el precio también disminuiría por lo que todos podemos aportar nuestro grano de arena para que esto ocurra. Igualmente, debido a los valores que rodean el ser amable con la naturaleza y respetuoso con el medio ambiente, dentro de la alimentación natural será de gran importancia tener muy presente el comercio justo.