martes, 29 de enero de 2019

La dieta más popular, la dieta hCG


La dieta hCG consiste en la utilización de una hormona natural (hormona coriónica de gonadotropina) que se consume por absorción poniéndose 4 gotas ó 0.22 mililitros (cc) bajo la lengua dos veces por día.

Esta hormona se extrae de la orina de mujeres en estado de preñez y se convierte en un polvo de hCG de color blanquecino, si así como lo escucho esta hormona mágica que actualmente es catalogada como la dieta más popular por su alto grado de efectividad, se obtiene del teléfono de Farmacias del Ahorro.

Esta hormona si se utiliza con la idea de perder peso, elimina el exceso de grasa en el abdomen y la grasa corporal acumulada alrededor de nuestro cuerpo, esta hormona natural produce un efecto poderoso en la reducción del peso corporal y en la quema de la grasa acumulada que nos atribula, convirtiéndose en la la dieta de moda favorita.

Antes de empezar a tomar esta hormona es indispensable conocer el índice de grasa corporal, ya que la gordura acumulada y el peso excesivo es contraproducente con nuestra salud y genera un deterioro en la calidad de vida y la duración de la misma. Ya que es muy importante tener un sistema de control para determinar cuánto me está ayudando la hormona es que aconsejamos que se hagan mediciones cada semana de nuestro índice de grasa corporal. Se que cuando lo hagan se emocionaran tanto, que continuaran esta famosa dieta muy motivados.

El Dr. A.T.W. Simeons descubrió que cantidades pequeñas de esta hormona cuando se suministraban una vez diariamente y durante un corto período de tiempo (23 a 46 días), junto a la combinación de una dieta de muy bajas calorías equivalente a 500 por día, se producía una pérdida de peso equivalente a 1 libra (0.45 Kg.) promedio por día.

Adicionalmente, las personas que seguían este tipo de dieta como protocolo para perder peso, sentían sus necesidades alimenticias satisfechas con esta dieta y sin pasar con sufrimiento de hambre.

Cómo resolver el problema de obesidad


Esto ofrecía obviamente, un descubrimiento interesante para resolver el problema de la obesidad que se había incrementado por los avances de la urbanización, el trabajo acelerado del ser humano y la necesidad de alimentarse con las comidas rápidas en los establecimientos comerciales por todos conocidos.

Lo que hacía esto más interesante es, que se notaba claramente y existen testimonios de resultados convincentes de “un cambio muy observable en los contornos físicos” de los pacientes obesos.

Esto es, tanto a hombres como a mujeres, se los quemaba grasa mientras utilizaban la dieta de bajas calorías en conjunto con las dosis (125 a 250 I.U) de hormona hCG.El hambre satisfecha con la dieta de 500 calorías se debía a que, la hormona hCG producía una aceleramiento metabólico estimulando a el cuerpo a liberar calorías adicionales (hasta 3,500) de las que el cuerpo almacenaba en registros de grasa no muy fáciles de eliminar mediante otras opciones.

Este aceleramiento metabólico estaba relacionado con la glándula hipotálamo que poseemos dentro de nuestra cavidad craneal.
El hipotálamo establecía un punto de re-asentamiento perfecto, acelerando nuestro metabolismo e incrementando la capacidad corporal de quemar grasa acumulada sin perder masa muscular.El hCG por lo tanto, rompe las estructuras celulares de grasa acumulada y trae consigo pérdida de peso.

Simultáneamente, protege la grasa endógena y los músculos sin que uno se sienta agotado y al mismo tiempo sin afectarse la salud.
También – y esto fué lo sensacional del descubrimiento – la grasa que se eliminaba no producía tejidos colgantes alrededor de los pacientes, como ocurre con casi todos los tipos de dietas populares.

Finalmente, las personas podían continuar su actividad diaria de trabajo sin sentirse débiles ni agotadas por el tratamiento de 500 bajas calorías.

Este descubrimiento abrió las puertas a una descomunal industria que todavía está en su juventud y pleno desarrollo.
Ya existen muchas diferentes opciones desde las típicas inyecciones subcutáneas, a tomas homeopáticas y hasta con goteros sublinguales.