martes, 29 de enero de 2019

Mes de nacimiento y riesgo de suicidio


En un artículo publicado en la revista British Journal of Psychiatry en abril de 2006, dos investigadores de la Liverpool University y del University College de Londres, se proponen examinar la asociación entre el suicidio y el mes de nacimiento, utilizando los datos de suicidios ocurridos durante un periodo de 22 años en Inglaterra y Gales, ya que estudios previos sobre esta asociación habían deparado datos contradictorios.

Los autores analizan todos los casos de suicidios comunicados entre 1979 y 2001 en Inglaterra y Gales por personas nacidas entre 1955 y 1966. Un total de 26.915 suicidios ocurridos entre 1979 y 2001 por personas nacidas entre 1955 y 1966 fueron seleccionadas para el análisis. De estas, 21.103 (78,4%) fueron hombres y 5.812 (21,6%) fueron mujeres.

Los resultados han sido los siguientes: entre las personas que cometen suicidio, el porcentaje de aquellas nacidas en los meses de abril, mayo y junio es bastante superior al de las nacidas en los otros meses del año.

Promedio de edad de personas suicidas


En cifras globales, los autores encuentran un incremento del 17% en el riesgo de suicidio para las personas nacidas en estos tres meses (primavera y comienzo del verano) comparado con los nacidos en otoño y comienzo del invierno. Este riesgo es aún más elevado en las mujeres (29%) que en los hombres (3,7%).

La edad media del suicida fue de 30,2 años, sin diferencias significativas en la distribución de la edad por sexo. Las conclusiones de los autores son que el factor "mes de nacimiento" o "factor de la estacionalidad", en el suicidio debe ser interpretado en el contexto de los que se denomina "hipótesis del origen fetal".

Esta hipótesis sugiere que la exposición del feto a un ambiente adverso dentro del útero condiciona una programación permanente de las funciones de sus tejidos orgánicos y el consiguiente riesgo de enfermedades. Un sistema implicado (según esta hipótesis) en la programación alterada del feto dentro del útero es el eje hipolálamo-hipófisis-suprarrenal.

Si se admite esta hipótesis del origen fetal, es plausible sugerir que el factor "mes de nacimiento" en el suicidio pueda reflejar anormalidades en la migración de células nerviosas o en el proceso de diferenciación que condicionen una vulnerabilidad constitucional del individuo e influyen en su predisposición afectiva.

El "mes de nacimiento" sería un factor de riesgo más en la compleja etiología del suicidio.