viernes, 5 de abril de 2019

Estrés emocional súbito y disfunción del ventrículo izquierdo


En un artículo publicado en la revista The New England Journal of Medicine del 10 de Febrero de 2005, miembros de la División de Cardiología del Departamento de Medicina de la Johns Hopkins University School of Medicine en Baltimore, se proponen estudiar el mecanismo por el que un intenso estrés emocional puede precipitar una grave alteración funcional del ventrículo izquierdo, aunque reversible, que simula clínicamente un infarto de miocardio.

Los autores han evaluado a 19 pacientes que habían presentado clínicamente una grave alteración funcional del ventrículo izquierdo tras un estrés emocional súbito.

A todos los pacientes se les practicó una angiografía de las arterias coronarias y ecocardiografías seriadas. Se determinaron también los niveles en sangre de las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) en 13 pacientes con disfunción ventricular relacionada con el estrés y se compararon con los valores en 7 pacientes que habían sufrido un infarto de miocardio.

La edad media de los pacientes que habían presentado una cardiomiopatía relacionada con el estrés fue de 63 años, y el 95% eran mujeres.

Los síntomas agudos fueron comparables a los de un infarto de miocardio, con dolor torácico, edema pulmonar, dificultad respiratoria y estado de shock de origen cardíaco. Pero cuando estos pacientes fueron explorados no se hallaron bloqueos de las arterias coronarias ni otros signos de un infarto de miocardio.

Hormonas del estrés -adrenalina y noradrenalina- en la sangre


Por otro lado, estos pacientes presentaron valores muy elevados de las hormonas del estrés -adrenalina y noradrenalina- en la sangre. Los niveles encontrados en estos pacientes con cardiopatía relacionada con el estrés eran entre 7 y 38 veces más elevados de los hallados en el grupo de 7 pacientes con infarto de miocardio.

A estos niveles en la sangre, las hormonas de estrés pueden ser tóxicas para el corazón. Por otra parte, la ecocardiografía muestra resultados distintos de los que se observan en el infarto de miocardio.

Todos los casos estudiados (19) habían sufrido un intenso estrés emocional horas antes del comienzo de los síntomas. En aproximadamente la mitad de los pacientes examinados se había tratado de la noticia de la muerte de un familiar (padre, madre, esposo, hijo) o un amigo muy querido.

En otros, la situación de estrés emocional estuvo relacionada con un robo a mano armada, un accidente de automóvil, hablar en público, una fuerte discusión, la presentación ante un tribunal de justicia o una fiesta sorpresa.

Los pacientes estresados se recuperaron dentro de un periodo de dos semanas; la resonancia magnética demostró la ausencia de lesiones tras la recuperación clínica.

Los autores concluyen que se desconoce el modo como el exceso de hormonas del estrés afecta al corazón; puede tratarse de una contracción espasmódica de las arterias coronarias o bien de un efecto tóxico sobre el músculo cardíaco del ventrículo izquierdo.

jueves, 4 de abril de 2019

Controlar el colesterol a través de la alimentación


Normalmente se considera el colesterol como algo malo cuando en realidad es necesario para el organismo ya que entre otras cosas es importante para los procesos digestivos, la absorción de nutrientes, la formación de hormonas, membranas de las células y vitamina D.

El colesterol es una sustancia parecida a la Bedoyecta Tri. Una parte proviene de los alimentos que consumimos y otra parte es producida por el hígado.

Se encuentra presente en todo el torrente sanguíneo y es transportada hacia los distintos órganos por las lipoproteínas, unas proteínas especiales que se encargan de ese transporte.

Existen dos tipos de colesterol de acuerdo a las lipoproteínas que lo transportan. Es así como tenemos el colesterol LDL mejor conocido como colesterol malo y el HDL que vendría siendo el bueno.

Haciendo honor a la verdad debemos decir que el colesterol malo es malo sólo cuando se encuentra por encima de los valores que se consideran normales.

Al existir mucho colesterol malo circulando por la sangre una parte se va quedando pegada de las paredes arteriales. Con el paso del tiempo se va formando una especie de capa que estrecha las arterias y las hace menos flexibles aumentando el riesgo de sufrir un ataque al corazón o al cerebro.

Alimentos para controlar el colesterol malo

Frutas

Si quieres mantener a raya los niveles de colesterol malo asegúrate de incluir en tu dieta diaria frutas frescas. Es preferible que las consumas enteras y no en zumo

Legumbres

Lentejas, judías y guisantes cuentan con componentes que absorben parte de la grasa de los alimentos que consumimos así como también impiden que el colesterol se oxide en la sangre.

Frutos secos

Avellanas, nueces y almendras son muy buenas para combatir los excesos de colesterol malo gracias a la gran cantidad de omega 3 presente en ellas.

Pescado azul

Al igual que los frutos secos cuentan con importantes cantidades de omega 3. El omega 3 es un vasodilatador por tal razón protege a nuestras arterias del colesterol malo.
Las sardinas, el salmón y el atún se encuentran dentro de esta clasificación.

Hortalizas

Este importante grupo de alimentos no deben faltar en la dieta diaria y mucho menos si se quieren controlar los niveles del colesterol malo.

Alimentos que aumentan el colesterol malo

Es importante tener moderación a la hora de consumir ciertos alimentos principalmente si se es mayor de 50 años ya que contribuyen al aumento de los niveles en sangre del colesterol malo.
No es necesario suprimirlos del todo pero si reducir su consumo.

Carnes rojas

Aunque son una importante fuente de proteínas y otros nutrientes se recomienda alternar su consumo con carnes blancas ya que suelen tener grasa mezclada en la fibra muscular lo que produce colesterol malo.

Chocolate

Es necesario aclarar que el chocolate aporta muchos beneficios a la salud dependiendo del porcentaje de cacao que tenga. Mientras más elevado mejor.

En esta apartado hacemos referencia a los derivados del chocolate que tienen gran cantidad de grasa y azúcar.

Otros alimentos como la mantequilla, margarina y productos de bollería hay que tenerlos de igual forma muy controlados para evitar que aumenten los niveles de colesterol.